Accesibilidad web, una necesidad

Ilustración de un ordenador donde se pude ver una página web abierta.

Los espacios virtuales forman parte de nuestra vida cotidiana. Solamente usando el móvil, es raro pase un solo día sin que interactuemos con el mundo digital. Estos espacios son una extensión del mundo físico, donde podemos cubrir muchas de nuestra necesidades. Por ejemplo, comprar ropa o comida, reservar vacaciones, pagar impuestos, pedir una cita médica… la lista es infinita.

la gran ventaja de los espacios digitales es que se puede acceder a ellos desde casi cualquier punto físico del planeta. Lo que nos ahorra mucho tiempo en traslados y nos permite participar en actividades y acciones donde nos sería imposible o inasumible de tener que personarnos. Como por ejemplo, un congreso de accesibilidad en Estados Unidos.

Por qué la accesibilidad es una necesidad

Las nuevas tecnologías han cambiado la manera en la que nos relacionamos. Si, como yo, nacisteis en los años 80 o antes, todavía guardareis el recuerdo de «salir de casa a ver dónde están». Esas tardes tontas de invierno por el barrio o de verano en el pueblo, cuando te levantabas tarde de la siesta y sabes que el grupo ya estaba por ahí. ¿Y qué hacíamos si no existían los móviles ni teníamos posibilidad de contactar? Pues ir a aquellos lugares donde prevés que estarán. Y los encontrabas. Entre otras cosas, porque no eras la única persona que los había estado buscando. Las dinámicas y espacios que usamos están determinadas por la forma de relacionarnos. Si la manera de juntarse con la pandilla es básicamente ir al parque, lo más probable es que la pandilla pase el 80% de su tiempo en el parque.

Dudo mucho que la chavalada de hoy en día tuviera éxito con la misma estrategia. Simplemente porque la asequibilidad y la gratuidad de WhatsApp o Telegram nos da la posibilidad de contactar en cualquier momento. Lo que establece en el grupo ostras dinámicas de estar y moverse por el espacio.

Incluso, los espacios digitales permiten relaciones que a través del espacio físico no serían posibles. Como el grupo online de comadres en el que participo, donde nos une una gran afinidad, pero cada una vivimos en una punta del planeta.

Hasta tal punto las nuevas tecnologías se han hecho imprescindibles en nuestra vida, que hay servicios y comercios que sólo operan online o que han reducido horarios y espacios físico de atención al público. Las tecnologías digitales también han facilitado el acceso a servicios que, por horarios o condiciones, requieren un esfuerzo importante. Como un buen número de Administraciones Públicas y bancos, que tienen horarios de mañana en días laborables.

Al igual que la accesibilidad al medio físico es imprescindible para que personas con diversidad funcional puedan hacer ejercicio de sus derechos y participar en la sociedad, la accesibilidad web es necesaria también para que se produzca esta participación en la era de la información en la que vivimos.

¿Qué es la accesibilidad web?

La accesibilidad web son una serie de pautas y requisitos que deben cumplir los productos y servicios digitales. Páginas web y también aplicaciones, editores de texto online, videojuegos, espacios en la nube, documentos, contenido audiovisual, etc.

Solemos vincular la accesibilidad web a accesibilidad sensorial. Es decir, pensamos que las personas que van a encontrar dificultades para navegar por internet son principalmente personas con discapacidad visual. Pero es mucho más que eso. La accesibilidad web implica que un producto digital debe ser:

  1. Perceptible. Todo tipo de personas usuarias deben poder percibir los componentes, elementos, información y contenido que presenta la web. Implica que la web funcione correctamente con tecnología de asistencia (como lectores de pantalla), que el contenido se ofrezca por varias vías (escrita, visual, audio, etc.), que pueda distinguir enlaces y elementos de interacción del contenido, entre otras cuestiones.
  2. Operable. Todo tipo de personas usuarias deben poder navegar e interactuar con sus funcionalidades. Significa que la web debe estar optimizada para la navegación por teclado, que la navegación debe ser coherente y por múltiples vías, debe dar tiempo suficiente para finalizar procesos o debe operarse correctamente con distintas resoluciones de pantalla.
  3. Comprensible. A parte de percibir la información, las personas necesitamos entender qué nos cuenta una web. Qué funciones tiene, para que sirve y qué información vamos a encontrar. Tiene que ver con cómo se comunican y se manejan los errores, que los controles y funciones sean previsibles o con que el diseño sea claro y consistente.
  4. Robusto. Quiere decir que la web ha de ser solida y tener bien implementada la gramática del código, para que pueda ser interpretada por las tecnologías de asistencia y una amplia variedad de navegadores y otros programas con los que debe interactuar.

Como podemos ver, la accesibilidad web da respuesta a muchas necesidades distintas. Hablamos de personas con bajo tono muscular o una mala psicomotricidad fina, que se manejan mejor por teclado que por ratón, de personas sin extremidades superiores funcionales que utilizan asistentes virtuales, personas que necesitan letras y botones grandes y resaltados, personas que no ven en absoluto y también que no oyen, personas poco familiarizadas con las nuevas tecnologías o neurodivergentes, que procesan la información con otros tiempos y cuyos procesos de comprensión funcionan de forma distinta y un largo etc.

Estándares

Los estándares más desarrollados y rigurosos sobre accesibilidad nos llegan de la mano del Word Wide Web Consortium (W3C). El W3C es una organización internacional sin ánimo de lucro cuya finalidad es desarrollar protocolos y directrices que faciliten el crecimiento a largo plazo de un mundo digital seguro, diseñado para el bien de las personas usuarias y destinado a toda la humanidad.

Los estándares en accesibilidad son un conjunto de criterios ordenados en torno a los cuatro principios descritos anteriormente. Además, establecen tres niveles de cumplimiento: A, AA y AAA, que llamamos niveles de conformidad. Los criterios se adscriben a un nivel de conformidad en función de lo esencial que sea el criterio, si todos los sitios web pueden satisfacerlo, si requiere competencias que son exigibles a un equipo de desarrollo web, si hay alternativas al criterio y si el criterio pone límites a la apariencia o función de la web.

A fecha de hoy, el estándar publicado más exigente son las WCAG 2.1. Es el estándar de referencia en la mayoría de países, llegando a incorporarse en la legislación sobre accesibilidad. El nivel A de las pautas WCAG 2.1 indica los criterios mínimos para que una web sea operable y practicable. El nivel AA indica un buen grado de accesibilidad, una web que cumple con este nivel de conformidad ofrece un uso satisfactorio a la gran mayoría de personas. El nivel AAA obtiene una web casi perfecta, pero que requiere un desarrollo y mantenimiento difícil de mantener por la mayoría de sitios web. En España, tanto en la normativa como en la práctica profesional, solemos exigir y atenernos a las WCAG 2.1 AA.

El W3C sigue trabajando y actualizando sus estándares. En estos momentos se están elaborando las WCAG 2.2, que revisan y mejoran sobre todo los criterios del cuarto principio: que la web sea robusta. No tardaremos en poder disponer de este nuevo estándar que facilitará el trabajo de desarrollo web. Por otro lado, de forma paralela, se están desarrollando las WCAG 3.0, que prestan más atención a cuestiones de comprensión y accesibilidad cognitiva y van a suponer un cambio importante en la manera de entender los estándares de accesibilidad web.

Las pautas WCAG sirven como base para otras normas, como la norma europea EN 301 549 v.3.2.1 (2021-03), que tiene su versión oficial en español como UNE-EN 301 549: 2022. Esta norma añade a las WCAG 2.1 AA requisitos entorno a:

  • La información del sitio web y sobre accesibilidad. Debe ser igualmente accesible.
  • Servicios de soporte.
  • Funciones de comunicación por voz.
  • Web que utilizan características biométricas, como huellas dactilares.
  • Las preferencias de usuario sobre su interface.
  • Herramientas de autor, como editores de texto en línea.
  • Activación de las características de accesibilidad.
  • Añade algunas exigencias a la accesibilidad de vídeo y contenido multimedia.

Actualmente, se está exigiendo el cumplimiento de la UNE-EN 301 549:2022 a la Administración Pública y a algunas webs vinculadas a ayudas o contratos públicos, pero parece que va a cobrar cada vez más importancia.

Cómo aplicar accesibilidad web en tus productos digitales

Si has llegado hasta aquí, quizás te sientas un poco abrumada o abrumado con tanta información. No es fácil saber cómo empezar y qué le falta a nuestro sitio web, pero no te preocupes. Si tienes conciencia de la importancia y los beneficios de la accesibilidad, el mayor esfuerzo está hecho. Para adecuar tus productos digitales, sólo tienes que seguir tres sencillos pasos.

(1) Construye un sitio web perceptible, operable, compresible y robusto.

Si no tienes página web y estás en vías de crearla, es el mejor momento para tener en cuenta la accesibilidad. Asegúrate de que el equipo de desarrollo web cuenta con especialistas en accesibilidad y exige el cumplimiento de las WCAG 2.1 AA.

Si ya tienes página web y no tuviste en cuenta la accesibilidad en su momento, no te preocupes, nunca es tarde para mejorar. Cuenta con profesionales especialistas en accesibilidad web que hagan una valoración de tu web y una propuesta de cambio realista y ajustada a tus necesidades. La mayoría de sitios web se vuelven accesibles sin demasiado esfuerzo.

(2) Toma decisiones sobre el contenido y el mantenimiento de la web

Una vez que tenemos nuestra web bien trabajada a nivel de código y diseño, necesitamos asegurarnos de que el nuevo contenido que vaya nutriendo la web a partir de ahora también sea accesible.

Tendrás contenido de distinto tipo:

  • Contenido más o menos fijo. Landing pages, vídeos explicativos y otro contenido que no requiere actualizaciones frecuentes. Al hacer tu página accesible, habrás trabajado ya este contenido y no requerirá que le prestes mucha atención. Sin embargo, asegúrate de que tu equipo de desarrollo establece estilos y páginas tipo donde puedas cambiar el contenido sin necesidad de modificar atributos de diseño que puedan alternar la accesibilidad.
  • Contenido variable. Como blogs o promociones. De la misma manera, lo importante en este tipo de contenido es tener páginas tipo, estilos definidos y plantillas en las que apoyarte. Un truco para crear posts es duplicar una entrada ya existente y modificar la copia para crear una nueva. Así todos lo elementos (cajas, títulos…) guardan unas propiedades ya definidas de antemano. No olvides formarte en accesibilidad al contenido y conocer cómo poner un texto alternativo en una imagen y otros criterios básicos que debes tener en cuenta a la hora de publicar.
  • Vídeos, documentos, otro contenido audiovisual o interactivo. Este tipo de contenido requiere propiedades de accesibilidad que pueden ser más costosas de conseguir. Como audiodescripciones o convertir el PDF en accesible. Habla con tu equipo experto en accesibilidad para valorar opciones y toma decisiones para seguir una línea de publicación coherente entre el mismo tipo de contenido.
  • Contenido de terceros, como enlaces o PDFs de otras personas. Sobre este contenido no solemos tener capacidad de control. Lo que debemos hacer es comunicar y dejar claro a las personas usuarias cuál es la situación de accesibilidad y cómo pueden relacionarse con dicho contenido.

(3) Ofrece información detallada sobre la accesibilidad de tu web

Una buena práctica es añadir a tu sitio web una página Accesibilidad donde expliques el nivel de conformidad, propiedades añadidas de accesibilidad, cómo optimizar el uso de la web, particularidades sobre el contenido, qué podemos esperar y qué no y cualquier información que consideres de utilidad.

Comparte
Ir al contenido